Una bonita historia de ángeles, por Teresa Porqueras

Share
beso angeles bouguereau
Según la mitología, los mensajeros de los dioses son los ángeles

Desde el inicio de los tiempos el hombre primitivo nunca se ha sabido solo. La creencia en un ser todopoderoso ha guiado el paso del humano durante milenios. Hoy muchos se manifiestan agnósticos o ateos, sin embargo, esa comunicación intangible e incorpórea entre el hombre y lo invisible ha seguido dándose la mano, como buenos compañeros de viaje.

Llámese misterio, locura o fantasía; el contacto con ese otro lado llama todos los días a la puerta  de los que quieren creer y de los curiosos que se preguntan ansiosos qué hay ahí afuera. Solamente hace falta, dicen, saber escuchar las señales.

Según la mitología, los mensajeros de los dioses son los ángeles. Según los pintaba Rubens son unos pequeños seres alados, retratados como niños regordetes de sonrojadas mejillas. El cristianismo también contempla la presencia de los ángeles custodios y hasta El New Age o La Nueva Era, contempla esta misteriosa figura con el nombre de guías. Sea como fuere, estos seres invisibles,  alados o no, qué más da, siguen conviviendo en los corazones y las mentes abiertas de aquellos que desean desde  lo más intrínseco de su corazón comunicarse con ese otro lado.

8349143345_ef53c987a0_z
Según los pintaba Rubens son unos pequeños seres alados, retratados como niños regordetes de sonrojadas mejillas

Según comentan, los ángeles están deseando ayudarnos y  tendernos la mano. Desean impacientes que creamos en ellos para así llevar a cabo el trabajo que les fue encomendado y para lo que fueron destinados: ayudar al hombre en su pedregoso caminar por la Tierra.

Algunos son los afortunados que dicen que se comunican con estos seres. Pocos lo confiesan y admiten su existencia. Pero ellos, los ángeles, siguen vagando deseosos que el hombre temeroso de lo que no conoce ni sabe crea en su existencia  y les llame por su nombre.

Las señales que pueden llegar a percibirse  en algún momento que denotan la presencia angélica cerca de nosotros son: Sensación de paz y tranquilidad; un deseo de llorar sin razón (llanto de emoción, no de tristeza); un olor agradable (a flores, incienso ó un perfume suave); ver chispitas o lucecitas blancas o de colores alrededor (o si se tienen los ojos cerrados, esas chispitas se ven en nuestra mente); Sentir un peso en el cuello, hombros, manos o brazos; Escuchar que alguien dice nuestro nombre etc

Gonzalo es uno de esos afortunados que desde su adolescencia fue dotado con el mágico don de comunicarse con lo invisible. El miedo y el terror inicial, poco a poco se ha ido transformando  en tranquilidad, no así muchas veces en armonía. Cuesta creer en los ángeles hasta que, por fin, te dan una innegable prueba de vida, una señal, que te hace creer que aquello que niega tu mente existe realmente. Esta es la bonita historia de Gonzalo:

smartphone-antes-de-dormir
Un buen día, de pronto por la noche sentí que alguien o algo presionaba mi pecho, y no podía respirar ni moverme. Me hablaban en ocasiones diciendo mi nombre…

“Junto con saludar les contaré mi historia,

Primero me presento. Soy un chileno actualmente de 41 años. Todo empezó a mis 17 años cuando vivía en el sur de Chile. Un buen día, de pronto por la noche sentí que alguien o algo presionaba mi pecho, y no podía respirar ni moverme. Me hablaban en ocasiones diciendo mi nombre:

  -“ Te voy a ayudar”.

Yo hacía fuerza para poder moverme y lo logré después de eternos segundos. Las puertas se golpeaban y saltaban. Pensé que eso sucedía porque yo vivia cerca de un cementerio, pero pasaron 6 años y nos cambiamos de casa y esto continuó, y más seguido me pasaba. En ocasiones aquello caminaba  de noche en mi habitacion. Yo me sentía acompañado (¿ de un fantasma?) y notaba como aquello chocaba con la pared porque había una puerta allí, pero no había puerta. Para evitar tener accidentes empecé a dormir con la puerta  y ventanas de mi habitación cerradas.

 En ocasiones dormía en otras casas de mi novia o amigos y me pasaba lo mismo. Empecé a ver los “fantasmas” , a veces blancos y suspendidos en el aire, en otras ocasiones verdes, verdes que me hablaban , pero siempre bien, con voz de mujer. Pasaron 10 años y me cambie de ciudad por trabajo y esto se detuvo por 4 años. Luego continuó y aún continua. Ahora la voz me habla de día o de noche y me dice cosas peligrosas que van a pasar.

angel-300x214
Ahora la voz me habla de día o de noche y me dice cosas peligrosas que van a pasar.

En dos ocasiones al menos he salido de mi cuerpo, me veo en la habitación y recorro los alrededores. El 27 febrero de 2010 hubo un gran terremoto en Chile grado 8,8 y la voz me dijo la noche anterior:

  -“ Gonzalo pon seguros a los muebles que se pueden caer las cosas, habrá terremoto”.

Yo no le hice caso, pero si cancelé un viaje esa noche y nos quedamos en casa, y esa noche fue el terremoto. Todos los muebles y lo que había en ellos se cayo al suelo.

Una ocasión cuando manejaba mi vehículo en un curva la voz me dijo:

 -“ Baja la velocidad (andaba a 80) y la baje a 10 km”.

Al doblar un gigante camión estaba detenido, y por ende logré esquivarlo.

20120730140302_BRADMG
Una ocasión cuando manejaba mi vehículo en un curva la voz me habló

En carretera cuando ando a 150 km (en Chile la velocidad máxima en carretera es 120), la voz dice:

 -“Baja velocidad”.

La bajo a la legal y justo aparecen policías chilenos controlando la velocidad.

De noche no duermo bien, un promedio 10 noches al mes porque me despiertan, me asfixian, me hablan.

No consumo drogas ni alcohol.

El año pasado me diagnosticaron cáncer y me sané a los tres meses.

Actualmente he aprendido a vivir con esto, y sacarle provecho”.

Share

Share

Related posts

Leave a Comment

diecisiete − 4 =