Todo lo que debes saber del “miedo”

Todo lo que debes saber del “miedo”
Share

El miedo, un estado “animal”

El miedo es un estado que desde siempre ha convivido con el hombre. Como animales racionales que somos compartimos con los demás animales “el miedo” como respuesta instintiva ante una amenaza ante nuestra supervivencia. Este tipo de miedo es beneficioso, pues es una emoción primaria, un estado “animal” inherente al ser humano ante un riesgo o amenaza, y es el responsable de que el ser humano este donde está. Es por tanto un miedo beneficioso para el individuo y su especie.

Desde el punto de vista evolutivo el miedo es un complemento y una extensión de la función del dolor. El miedo nos alerta de peligros y nos avisa, de lo que se supone una amenaza a la salud o a la supervivencia. Del mismo modo en que el dolor aparece cuando algo nocivo ataca nuestro cuerpo el miedo aparece en medio de una situación en la que se corre peligro.

No vamos a entrar en profundidad en el mecanismo y funcionamiento del miedo pero si diremos que el miedo se produce  en el cerebro, concretamente en el cerebro reptiliano, que se encarga de regular acciones esenciales para la supervivencia como comer y respirar, y en el sistema límbico. Concretamente la amígdala cerebral  y la hormona antidiurética (o “vasopresina”) serían las responsables de que pasemos “miedo”.

El miedo como “instrumento” de la sociedad.

En nuestra sociedad actual el miedo se ha apoderado del ser humano inhibiendo nuestro comportamiento y manera de ser y actuar. Nuestros miedos internos a ciertas situaciones  diarias nos privan de una autentica libertad de movimientos: tenemos miedo a lo desconocido, miedo a nuevas situaciones, miedo al cambio, miedo a subirnos  a una atracción de feria, miedo a practicar un deporte de riesgo, miedo a hablar en público, miedo a la muerte etc..

Pero además el miedo ha sido un instrumento usado desde antaño por nuestra propia sociedad. En el proceso educativo ha sido usado en su concepción más básica de “premio” y “castigo”. En la religión, se nos ha inculcado “el bien “ y “el mal”. Y “el miedo” al pecado” forma parte de estas ideas  inculcadas desde el seno mismo de muchas religiones.

Pero la sociedad también entrena para no pasar miedo. Los soldados basan su entrenamiento en superar su miedo para poder llegar a enfrentarse a las situaciones más difíciles, más arriesgadas  y  más peligrosas. Muchos soldados, no obstante, después de acabado el conflicto, pasan una terrible depresión que muchas veces acaba en suicidio, tema que ya  tratamos en un anterior artículo.

Muchos miedos actuales si los analizamos son miedos inculcados y aprendidos, heredados: miedo a la oscuridad, miedo a los fantasmas, miedo al miedo …

Es interesante el punto de vista de la escritora Joanna Bourke autora de Fear: a Cultural History (El miedo: una historia cultural) donde expone  que el miedo, considerado como un sentimiento colectivo e individual, puede variar en función  de las épocas y los contextos históricos. Y según su opinión el principal transmisor actual del miedo son los medios de comunicación de masas, pero que para que se de el caso se precisa de la credulidad de la sociedad para que el pánico estalle.

El miedo, la fobia… causan estragos en el ser humano

Pero dejando a parte el miedo “natural” o “adaptativo”, el miedo puede llegar a ser un “handicap” importante en el comportamiento del ser humano y puede alterar completamente la vida, si observamos que ese miedo se convierte en un obstáculo real que dificulta el normal transcurrir de nuestra vida. Si el miedo es superlativo se puede convertir  en terror. Por ejemplo “los terrores nocturnos” ;y si este no se frena o controla a tiempo puede desencadenar ansiedad y  estres.

El miedo al que diran, el miedo a las novedades y a  lo desconocido detiene al ser humano en su evolución. Y cuando ese miedo no se corrige a tiempo, va en aumento y se transforma en “fobia” o miedo exagerado, totalmente incapacitante. Las personas que sufren fobias se sienten aterradas ante ciertas situaciones de lo más variopinto: fobia a subir en ascensor, fobia a los espacios cerrados, fobia a la muchedumbre etc. Y es que en el substrato de esa fobia yace muchas veces un trauma inconsciente no resuelto. Para los más creyentes en lo paranormal, las fobias procederían de una vida anterior, un karma.

El miedo tiene sus “huellas físicas”

El miedo es un arma muy poderosa y como muchas veces ha dicho el prestigioso forense Dr. Cabrera: “Una persona puede llegar a morir de miedo” .

El miedo puede afectar físicamente a la persona. Su piel se vuelve más seca, deshidratada y pierde tersura. Y el pelo se resiente en gran medida. No solo porque el estado de ansiedad y estres que provoca el miedo puede causar la pérdida de cabello como asienten los dermatólogos, sino que se pueden observar cambios inesperados. El Dr. Cabrera explicaba un caso en donde  el estado de miedo era tan alto que volvió blancos todos los cabellos de un individuo. En este sentido recuerdo cuando nos entrevistamos con un enfermero que se dedicaba a asistir accidentes y en cierta ocasión nos contó como al ir a recoger a un fallecido  que había muerto por accidente, después de ser atropellado por un tren, la cabeza se había desprendido totalmente del cuerpo y había quedado el cuello totalmente cauterizado. Y el enfermero explicaba el terror que había tenido que tener aquel borracho que todos los pelos se le habían quedado de punta.

Como vencer el “miedo”

Para vencer el miedo, hay que conocerlo y reconocerlo para luego  enfrentarse a él. Para llegar a acabar con el miedo es muy importante saber a que miedo nos enfretamos. Y por tanto nos será útil saber los diferentes miedos que existen. Si es un miedo “aprendido” (Según el concepto conductista) o es un miedo existente que corresponde a un conflicto básico inconsciente y no resuelto (según el modelo de la psicología profunda).

Sigmund Freud en su “teoría del miedo” diferencia claramente dos tipos: el miedo real y el miedo neurótico. En este sentido reconocer en que estadio estamos nos ayudará en gran medida a resolver nuestros problemas.

Y aunque el miedo patológico es un problema, la ausencia total de miedo en su lado mas exacerbado combinado con importantes enfermedades mentales también lo es. Los grandes asesinos y psicópatas carecen de miedo y sentimiento de culpa. Hasta el punto que incapaces de sentir como cualquier ser humano se ven abocados a realizar cualquier atrocidad que les haga sentir algo. Algunos psicópatas ante la pregunta de por qué mataban a sus víctimas, respondían  “para sentir placer”.

El miedo como terapia

Y sin embargo, aunque el miedo patológico es un gran obstáculo en el día a día, el ser humano instintivamente se siente atraído por esta sensación. Y como el humano es un ser de contrastes, “las películas de miedo” causan furor entre muchos aficionados al séptimo arte. La sensación al acabar de ver estos films es una sensación similar a la acabar de hacer deporte. Se descarga tanta adrenalina que el cuerpo queda realmente rendido, cansado y agotado. Por ello mucha gente agradece después de una dura jornada de trabajo ver este tipo de películas porque llegan a ser en gran parte terapéuticas, en el sentido que llegan a desestresar y llegan a ser un caudal liberador de adrenalina. Tan bien es cierto que, hay quien admite no soportar las películas de miedo, porque les crean gran intranquilidad, hasta el punto que reconocen que éstas son la causa de sus pesadillas nocturnas.

Share

Share

Related posts

4 thoughts on “Todo lo que debes saber del “miedo”

  1. EULALIA FERREIRA

    Si, ciertamente hay que reconocer el miedo para poderlo enfrentar, saber por qué lo ocaciona, ya que la mayor de las veces es algo con lo que podemos lidiar, tuve muchos miedos de niña, a traves del tiempo los fui superando y enfrentando y fueron disminuyendo paulatinamente, hoy dia, tiene que ser algo muy fuerte lo que me ocacione ese miedo tan terrible con el que viví de niña para intranquilizarme, por lo que busco siempre el por qué para mermar el poder que ejerce en mí.

  2. […] de las cuales no somos realmente concientes. En anterior artículo ya explicamos cómo funcionaba el miedo. Si en un momento de nuestra vida, cuando eramos unos niños por ejemplo, tuvimos miedo de una […]

  3. juan

    el miedo es la mejor proteccion para conservar la vida

  4. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Compartir El miedo, un estado “animal” El miedo es un estado, que desde siempre ha convivido con el hombre. Como animales racionales que somos compartimos con los demás animales “el miedo” como respuesta instintiva a……

Leave a Comment

nueve − cuatro =