Psicofonías en lugares con historia o en laboratorio

Share

Mucho se ha dicho acerca de las precauciones en torno a grabar psicofonías, pero después de escuchar la conferencia de Carlos Gabriel Fernández, ponente durante las Jornadas sobre misterio organizadas por el grupo SIPE no me queda más remedio, a mí entender que aclarar determinadas cuestiones, siempre basadas en mí experiencia. Por supuesto felicitar a Carlos, gran entendido en la materia, puesto que diferentes puntos de vista no son sinónimo de enemistad, todo lo contrario, no avalar el prestigioso trabajo y trayectoria de este gran investigador sería caer en un gran error.

Al final de la ponencia dos preguntas captaron mi atención, la primera acerca de si es conveniente el experimentar en lugares abandonados o con leyenda de sucesos trágicos o incluso con hechos constatados, y la segunda acerca de la posibilidad de que el sacar un bolígrafo de la chaqueta en uno de estos lugares pudiese ocasionar errores y dar algún sonido como psicofonía.
Por descontado, insisto, las siguientes cuestiones son fruto de mí experiencia y de mí pensar y no pretenden sentar cátedra ni son ni mejores ni peores que otras, puesto que a día de hoy ninguno podemos constatar a ciencia cierta nada acerca de las psicofonías.

Las grabadoras incorporan un sistema que en ausencia de sonido vuelve más sensible el micrófono y este puede captar voces que descarte y de las cuales no se percate nuestro oído, dando lugar al error, por lo tanto muchos exponen que lo mejor para la experimentación es el laboratorio, un lugar controlado y conocido, descartando el irse a otros lugares clásicos de misterio o en donde se hayan sucedido acontecimientos trágicos, en primera instancia puede parecer correcto y lo es, sin embargo prefiero experimentar en todos los lugares no descartando ninguna posibilidad y se crea o no en la teoría de las impregnaciones, lo cierto es que investigadores de reconocido prestigio han logrado registros en lugares lúgubres y con historia, los cuales hacen clara alusión a hechos acontecidos en ellos; si bien es cierto que en determinados lugares como por ejemplo los “de moda” hospitales o preventorios abandonados hay gran cantidad de ruidos que pueden inducir a errores, tal vez la cuestión no sea esa, en la actualidad  se pretende dar caza en exceso a las voces psicofónicas, un fenómeno que por otra parte no es tan habitual como algunos pretenden hacernos creer. Es cierto que en la red pululan muchos “supuestos” registros que no son más que ruidos, pareidolias auditivas a las que determinadas mentes tratan de dar sentido, la psicofonía ha de ser un fonema o sonido perceptible y entendible, si varias personas escuchan una voz o un mismo sonido, podemos tener más garantías de que lo que hemos grabado es en realidad una psicofonía. Cualquier duda ha de conducir irremediablemente al descarte de una grabación.

401849_10201375622298535_1043233227_nSi bien es cierto que nuestro domicilio, habitación o laboratorio son lugares mucho más controlados para la experimentación psicofónica, en realidad también contamos con un gran número de factores en contra, el primero es análogo a experimentar en lugares abiertos o abandonados, el control automático de grabación se activa igualmente en ausencia de sonido y la mayoría de nosotros vivimos en ciudades o en lugares con contaminación acústica, muy pocos son los que cuentan con un lugar de trabajo perfectamente acondicionado, es decir insonorizado y voces de vecinos, de la calle que se nos filtre por las ventanas o paredes, ruidos casuales y toda una serie de sonidos se dan de igual manera en nuestro domicilio sin que nos percatemos de ellos en muchas ocasiones, pero que quedan registrados en la grabadora.

No creo en absoluto que lo determinante en el error durante la  experimentación sea el lugar pues  la posibilidad de lograr registros en lugares con historia, sea de tipo trágico o no, nos abre nuevas vías de trabajo y nuevas hipótesis.
Lo determinante a mi manera de ver, es el ansia por lograr registros, dando por psicofonía casi cualquier cosa y sin tener la más mínima precaución, este ansia por una “fama” que en realidad a pocos sitios lleva, hacen que muchos incluso insulten y pierdan toda educación cuando algo no les gusta, pero eso es otro tema y no misterio, ni psicofonía.

En mis inicios en el mundo de la parafonía apuntaba como hecho constatado  que cualquier grabadora era buena para captar registros, pero con el tiempo y observando la manera de experimentar de muchos he dado un giro de 180 grados y ahora estoy convencido de que la grabadora es un elemento esencial, en realidad si que es cierto que cualquier soporte es bueno en potencia para captar “voces” siempre y cuando se extremen las precauciones, cuando se experimenta en lugares abandonados el riesgo de errores y de sonidos residuales, pero, normales aumenta, con lo que se hace necesario el uso de grabadoras de calidad con una buena relación señal ruido y con formatos de compresión lo mínimos  posibles, descartando dictáfonos con formatos de compresión por debajo del mp3 a 128 Kb (Compresión mínima que a mí no me convence tampoco) en mi caso uso un mínimo de 192Kb en mp3, pero siempre que es posible, formato WAV a 44,1Kz, – 16b o superior.

942024_10201375623818573_1266202365_nUsando estas frecuencias de muestreo y con grabadoras con un bajo nivel de ruido, las posibilidades de error merman y cuando aparecen ruidos son reconocibles. Pero si queremos más calidad, pero sobre todo un menor error, el uso de un micrófono de Bobina grande (Condensador con alimentación Phantom) nos eliminará casi por completo la posibilidad de error, haciendo perfectamente reconocible el sonido de un bolígrafo que se saca de un bolsillo, el sonido del movimiento del intestino, sonidos de animales e incluso el de gotas de agua en caso de lluvia.
Solo cuando se tiene y se ha experimentado con la combinación de una grabadora de calidad, buena señal de muestro y el empleo de un micrófono de condensador se sabe lo que puede dar de si, obteniendo una grabación nítida e incluso escuchando sonidos que pasarían pasar desapercibidos por nuestro oído en condiciones normales, y para finalizar el empleo de unos auriculares, también de calidad, pues aunque la frecuencia de escucha humana se sitúa en la franja de los 20Hz  a los 20Khz, en realidad el oído humano puede percibir algo más por encima y por debajo de estas frecuencias, los auriculares han de ser de extremada calidad y con una buena respuesta.

El presente artículo solo pretende ser una voz a favor de la experimentación en lugares con historia, pero no por ello descartando la investigación totalmente necesaria de laboratorio.
Si se pretende experimentar, muchas opciones serán válidas, pero si se quiere ir un poco más allá se hará inevitable el uso de un buen equipo y de unos conocimientos básicos.

Fran Recio

Share

Share

Related posts

One thought on “Psicofonías en lugares con historia o en laboratorio

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Compartir Mucho se ha dicho acerca de las precauciones en torno a grabar psicofonías, pero después de escuchar la conferencia de Carlos Gabriel Fernández, ponente durante las Jornadas sobre misterio organizadas por el grup……

Leave a Comment

cuatro × dos =