Los peligros desconocidos de realizar mal un culto o rito, por Lala y Beatriz Ferreira

Share

Son muchas las personas que en sus hogares tienen un pequeño altar con sus Santos favoritos  a quienes piden  con fervor sus gracias y favores.  Pues bien, puede ocurrir que  al descuidar el rito al Santo o  al  desatender una promesa hecha, puedan  acontecerse consecuencias no deseadas para el devoto. En el siguiente artículo nuestras colaboradoras Lala y  Beatriz Ferreira, pertenecientes al grupo “Círculo del Miedo” nos explican un caso muy cercano a ellas y nos comentan como lograr lo que ellas denominan “La Destrucción del Atadao”.

LALA Y BEATRIZ

Muchas personas se involucran en un culto sin saber cuales son sus prácticas, y luego cuando quiere desprenderse, encuentran que están atados.

Una de las integrantes del grupo Circulo de Miedo, nos planteó que tenia un problema con su ahijada, la cual tiempo atrás había tenido un novio que profesaba un culto, por curiosidad ella se inició, cambió muchas cosas en su vida, pero por sobre todo mantenía la costumbre de tener un altar en su casa con unas figuritas extrañas que ella llamaba guerreros, con el tiempo, la joven rompe su compromiso, y poco a poco se desentendió de sus costumbres, ya no le colocaba flores ni ofrendas a su altar, no velaba la imagen y había descuidado por completo su culto.  A partir de allí algo la perturbaba confesó que últimamente estaba siendo atormentada por pesadillas y escuchaba sonidos inusuales que la asustaban, veía sombras, hasta que se fue sintiendo mal, se le veía cansada y muy demacrada.

111111111111Estudiando el caso recaudamos datos para hondar en el problema, conociendo cada quien un poco sobre el material a elaborar decidimos ayudarla.  Habían dos connotaciones, una mágico pagana y otra mágico religiosa, ambas debían ser muy bien tratadas, el caso es que esta muchacha fue bautizada en la fe católica, hizo su primera comunión y confirmación, luego al crecer se enamora de ese joven que la involucra en magia, es así como al terminar la relación ella descuida su altar y comienzan aparecer cosas.

Ella sabía que tenía un atado mediante una pulsera que la ligaba al culto, quería deshacerse del amuleto pero tenia miedo, había sentido todas esas cosas, por lo que pidió al grupo que la ayudáramos a liberarse de su atadura y purificáramos todo, pues ya no quería tener nada que ver con dicho culto.  Su madrina le indicó que tenía la potestad para hacerlo y el deber de ayudarla, que con el poder de Jesucristo ella podía simplemente destruir el atado, pero un terror interno no la dejaba desligarse.

Le dijimos que los demonios estaban molestos porque ya no 2222los atendía y los ignoraba, tenia que sacar de su casa el altar cuanto antes para que acabaran esas pesadillas y voces, ya que todas esas cosas eran el vínculo de conexión ya que había participado en sacrificios de animales y una serie de rituales preliminares.  No se puede pertenecer a dos cultos.  Le explicamos que esos guerreros no eran otra cosa que muertos, que ese culto trabajaba con espíritus de muertos y demonios, que todo ritual que implicaba sangre era un ritual peligroso, y que quizás estos espíritus atormentadores o burlones los había enviado el rencoroso novio.

Se le pidió que tuviera para el día de la ceremonia los siguientes materiales; monedas (de plata de ser posible), tres tipos de inciensos, sal marina, agua y aceite bendito, tres tipos de hierbas distintas, (mejor si eran frescas y arrancadas en el mismo momento), cuerno de ciervo, pólvora, un cirio blanco, un lienzo de color blanco, verde o rojo, y por ultimo una bolsa negra.

Unos trabajamos en la parte religiosa y otros la parte mágica dirigiendo la salida de los muertos consagrados por esa magia.  Como primer paso se iría al cementerio a pedirle permiso al “Santo Varón del Cementerio” según la tradición es la primera persona en ser enterrada en un camposanto, por tanto se encarga de regresar a esos muertos, es decir; llevarlos de nuevo al cementerio de donde fueron perturbados por la magia.  Allí mismo se haría una coraza a su alrededor, visualizando una barrera entre el bien y el mal mediante oraciones de protección utilizando extraños amuletos.  Luego se presentaría en la casa a buscar a los muertos o guerreros, de esa forma mediante una ceremonia los regresaría al cementerio donde los vendería porque ellos igualmente fueron comprados simbólicamente con monedas.

La idea era que ella se despojara de sus guerreros desmantelara el altar y por último su atado, debía recoger todos sus materiales de magia y se los entregaría dispuesta a nuestro amigo quién oficiaría la ceremonia, y luego sacarlos por donde penetraron por vez primera, es decir, por la puerta principal de la casa, y por último con sus propias palabras renunciar a ese culto como era su deseo.

33333 7777 6666Nos reunimos a horas de la mañana para aprovechar la luz del sol utilizada para la purificación, enseguida, al atravesar el umbral, notamos la penumbra, ellos se percataron de nuestra presencia, las sombras comenzaron a danzar por el recinto, y el cirio blanco que portábamos comenzó a temblar, comenzamos con las oraciones y los rezos, mientras tocábamos campanas y se hacia girar el péndulo de cristal, visualizando runas y pentagramas, a la par que se fotografiaba.  La muchacha temblaba, el bombillo parpadeaba generando una atmosfera pesada por lo que se colocó un incienso de San Miguel Arcángel que comenzó a despedir un olor a excremento, tan fétido que tuvimos que apagarlo y botarlo… todo se debía a las confluencias de energías oscuras que ocasionaban esos olores síquicos, era normal que todo esto pasara ya que ellos sabían a que habíamos venido.

Comenzó con sus oraciones en silencio para sacar los permisos de los muertos, nos explicó luego que no podían pronunciarse en voz alta, mientras con la pólvora hacia en el piso una flecha en dirección hacia la salida juntos a otros símbolos, y con una extraña daga hacia cruces y la hincaba en el piso, la madrina le colocó a su ahijada un paño blanco en la cabeza símbolo de renuncia y libertad, para que le diera las cosas del altar que consistían en unas figuras de piedra, un caldero, unas imágenes, una copa donde estaba el cráneo de un ave, unas piedras, un cofre de madera, caracoles, mientras el maestro de ceremonias las recibía en el umbral.

Traspasamos nuevamente el umbral principal pues los muertos debían salir por donde habían entrado, encendiendo la pólvora dibujada en el piso y llevándose con él a los muertos.  En ese momento el humo se propagó por toda la casa, se suspendió del techo, se arremolinó y salió, luego entró una claridad increíble, se disipó la penumbra y entró una luz maravillosa.
Continuó limpiando simbólicamente las estancias con:  Espanta Espíritu, Crucita y Espanta Pavita, encendió los inciensos y las velas blancas, en un cuenco vertió agua, sal y el cuerno de ciervo, luego con las ramas aspergeaba por todos lados, escuchamos gritos y lamentos, como si algo los perturbara y sentimos escalofríos, fue así como terminamos con las oraciones de exorcismo.

¡Estamos aquí reunidos, con el propósito de desterrar de esta casa y de (NOMBRE), el arcano que la incómoda, así mismo escuchar de su boca que renuncia a un culto al que 55555ya no se siente cómoda ni quiere estar vinculada, sin que por ello hayan represalias.  En el nombre del Hacedor, de los ángeles y arcángeles, de los elementales del aire, del fuego, del agua y de la tierra, desterramos cualquier; nido, poderío, ente, estancamiento, atado y posesión sobre esta casa y sobre (NOMBRE), amén, que así sea y así será!.
¡Os conjuro en nombre del Todopoderoso, fuerza suprema de todo lo creado, Señor absoluto de todos los espacios, visibles e invisibles, no obstaculicen nuestros pasos, aléjense, apártense y no ocultéis el objetivo de nuestro propósito.  Fuera os decimos, demandamos que vuestra repulsiva presencia se marche en este momento.  Echamos fuera de esta casa en el nombre de nuestro Señor Jesucristo toda ruina, desorden, miseria y pobreza.  Rompemos todo maleficio, brujería, hechicería de (NOMBRE)!.

Al finalizar fuimos a la terraza para completar el ritual de liberación y quemar lo que estaba allí, se continuaron las oraciones y fuimos partiendo y destrozando cada una de las piezas que componían el altar, incinerando todo en el mismo caldero de su magia, para luego arrojarlo a un río o sepultarlo, dirigiéndose al camposanto entregando al “Santo Varón del Cementerio” los muertos, llevándolos a donde pertenecían y de donde no debieron salir nunca por intermedio del pacto, dándoles descanso eterno.

Por últimos se destruyó el amuleto por el cual aún se mantenía atada al culto arrojándolo a las llamas, ella junto a su madrina lloraron, notando frente a nuestros ojos como se transformaba el fuego, veíamos claramente figuras horrendas, rostros demoniacos, serpientes, dragones, calaveras, extraños colores en las llamas, cosas horribles y espeluznantes.
44444Nuestro trabajo había terminado favorablemente, no podíamos creer que habíamos visto todas esas manifestaciones, ya que normalmente se revelaban luego en las fotografías cuando las ampliábamos buscando los detalles, pero los allí reunidos fuimos testigos como del fuego querían escapar esas imágenes y como algo los aplastaba impidiéndoselos, hasta la completa consumación de aquellos objetos, y así se pudo romper el atado.

Share

Share

Related posts

Leave a Comment

Diez + tres =