Los ahorcados de los Pirineos, por Denitze Veludo

Share
IMG-20160425-WA0001
Caminando por las calles de barrio Obrero en San Cristóbal, Venezuela, me encontré con la Capilla de los Ahorcados…

Caminando por las calles de barrio Obrero en San Cristóbal, Venezuela, me encontré con la Capilla de los Ahorcados… Me impresionó su nombre y de inmediato quise investigar lo sucedido en aquel lugar, de modo que me acerqué a la Capilla donde están grabados los nombres de Francisco Gómez y Gabriel Chacón, quienes pagaron con sus vidas el hecho de tener ideales liberales en la época gomecista en octubre de 1920.

Recé por sus almas frente a una capilla algo grande, con una vela en su interior, cuya tenue luz apenas dejaba atisbar lo que se encontraba en ella. Se podía sentir un viento frío, pese a que en aquella tarde soleada hacía mucho calor.

IMG-20160425-WA0000
¡De pronto y sin más, escuché susurros y lamentos como traídos por el viento de quién sabe dónde! Volteé tratando de encontrar a los autores de tales palabras y quejidos, pero ¡no había nadie más que yo!

¡¡¡El Mel o medidor de temperaturas y lector de campos electromagnéticos comenzó a arrojar una temperatura muy por debajo a la que se sentía en San Cristóbal y constantes fluctuaciones electromagnéticas!!!

Por supuesto que aquello no era casualidad, dado el lugar en el que me encontraba. Se sentía una calma aparente junto a una tristeza y melancolía que abrumaba a cualquier visitante…

¡De pronto y sin más, escuché susurros y lamentos como traídos por el viento de quién sabe dónde! Volteé tratando de encontrar a los autores de tales palabras y quejidos, pero ¡no había nadie más que yo!

Tomé algunas fotografías para plasmarlas en los registros de mi investigación y le hice señas a un señor que cruzaba la calle justo hacia la capilla, para pedirle que por favor me tomara una foto y agradeciendo el gesto, le pregunté:

IMG-20160425-WA0003
Estuvieron 25 días expuestos al aire y al sol y sus cuerpos no se corrompieron. No dejaban enterrarlos, pero un piadoso sacerdote consiguió el permiso para darles cristiana sepultura.

_ ¿Conoce la historia de esta capilla?

_ ¡Claro mija y aunque estoy algo apurado, se la contaré!

A muchos les hacen favores porque fueron mártires de la dictadura y es que pocos han tenido una muerte tan horrenda…

_¿Por qué los ahorcaron? Pregunté sintiendo pena por ellos.

IMG-20160425-WA0004
Caía la tarde y el frío se hacía más intenso, acompañado por una especie de neblina que sin permiso se enroscaba en mi cuerpo.

_Por asaltar junto con otros valientes, la casa de Evaristo Gómez, hermano de Eustoquio Gómez, pero fracasaron en su intento y huyeron. Francisco se escondió en Zorca y fue apresado. A Gabriel, malherido, lo encontraron en el sótano de la casa que asaltaron. Por orden de Simón Gómez, también hermano de Eustoquio y encargado del mando de la ciudad en su ausencia, mandó a que los ahorcaran para que sirviera de escarnio público. El sanguinario Quiroz les hizo un hueco con un cuchillo debajo de la boca y los colgó vivos, primero a Francisco y al Otro día, a Gabriel. Los zamuros les sacaron los ojos y los perros les mordían las piernas. Estuvieron 25 días expuestos al aire y al sol y sus cuerpos no se corrompieron. No dejaban enterrarlos, pero un piadoso sacerdote consiguió el permiso para darles cristiana sepultura.

_¿Han tenido apariciones de estos dos hombres por estos lugares o manifestaciones paranormales?

_¡Hay quienes dicen sentir escalofríos, escuchar susurros de oraciones y quejidos junto a gritos en demanda de auxilio saliendo de la capillita! A más de uno han visto correr por estos lares; pálidos y sin alientos llegan a sus casas…

_¡Recordaba lo que me había sucedido momentos antes y confirmaba por mí misma que aquello no eran puros cuentos!

_¡Otros dicen haber visto pendiendo del árbol que usted tiene justo al frente, a dos hombres a medio metro del suelo y a unos perros mordiéndoles las piernas!

Caía la tarde y el frío se hacía más intenso, acompañado por una especie de neblina que sin permiso se enroscaba en mi cuerpo.

_¿Y usted qué piensa de todo esto?

_Pues que todo eso es cierto y que el malvado Quiroz anda errante por estos contornos, su alma en pena no tiene sosiego en ninguna parte, por eso, al acercarse el mes de octubre se oyen sus gritos…
Aquel sonriente señor se despidió amablemente ¡y un instante después, aunque lo seguía con la mirada dejé de verlo! Alucinación, superstición, casualidad… Llámenlo como gusten, yo sé lo que sucedió en aquella capilla y la próxima vez que regrese también dejaré allí mi velita encendida por las almas de los ahorcados de los pirineos…

Denitze Veludo (Círculo de Miedo)

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Share

Share

Related posts

One thought on “Los ahorcados de los Pirineos, por Denitze Veludo

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Compartir Caminando por las calles de barrio Obrero en San Cristóbal, Venezuela, me encontré con la Capilla de los Ahorcados… Caminando por las calles de barrio Obrero en San Cristóbal, Venezuela, me encontré con la Cap…

Leave a Comment

Trece − 4 =