‘La casualidad no existe’

‘La casualidad no existe’
Share

El escritor y periodista Pedro Palao Pons acaba de publicar en Libros Cúpula  una obra con un título muy sugerente “La casualidad no existe”. Hablemos de misterio se entrevista con su autor.

HdM: Lo primero que nos ha llamado la atención es este título tan taxativo y llamativo. ¿Significa esto que toda nuestra vida esta programada por algo o por alguien?

“Podría ser, aunque hay que matizar. En mi opinión debemos valorar más la forma que tenemos de usar el término “casualidad”. Lo normal es utilizarlo como sinónimo de “azar” o de algo fortuito. En ese momento, el fenómeno casual deja de tener sentido y relevancia. Lo relegamos a un episodio sin importancia.

Para mí lo casual, lo sincrónico o coincidente, en realidad no lo es, ya que tiene un sentido. Lo malo es que no sabemos quién, qué, ni para qué está detrás de todo eso.

En cuántica se pone un ejemplo que me parece muy ilustrativo: Ponemos 100 clip de oficina sobre una madera delgada. Cada clip tiene su “identidad” propia. Cada uno ocupa un espacio y una posición sobre la madera. Puede que unos estén tocando a otros o no. Pero si de pronto, por debajo de la madera ponemos un imán, aparece una fuerza invisible que altera la disposición de los clip. Algo los conecta, quizá no a todos – dependerá de la fuerza y el tamaño del imán- pero sí a unos cuantos, pudiendo incluso moverlos.

Lo que llamamos casual bien podría ser equiparable a esa fuerza magnética, a esa dimensión en la que estamos sumergidos y en la que vibramos y que no sabemos qué es, ni dónde está ni para qué sirve, pero a la que estamos vinculados queramos o no.

Los físicos cuánticos nos dicen que hay muchas más dimensiones y densidades de las que podemos percibir y que todavía no sabemos de qué manera están interactuando unas con otras”.

HdM: Si las casualidades no existen, ¿existe la causalidad?. Explícanos estos conceptos

“Casualidad son dos o más hechos coincidentes que no se pueden ni prever ni evitar y que, desde luego, se producen de forma involuntaria. Por ejemplo, dos personas se encuentran por casualidad en una calle sin haber concertado una cita y al cabo de horas, se vuelven a encontrar en el otro extremo de la ciudad.

Causalidad: Es aquel hecho que producimos de forma consiente o no con nuestros actos y pensamientos, pero que a priori parece casual. Por ejemplo, si yo me levanto de mal humor por la mañana y todo el día estoy negativo, quizá “causalmente” tropiece, tenga mala suerte, las cosas no me salgan como espero, padezca retrasos, etc”.

HdM: Todos en nuestras vidas hemos tenido ciertas casualidades que nos han marcado ¿Podrías contarnos alguna experiencia propia o que te se ha sido narrada?

“Hay estudios que indican que todos vivimos un promedio de 5 casualidades a la semana o si lo prefieres unas 20 al mes. Lo malo es que no somos conscientes de todas o pasa como con los sueños, las recordamos un momento cuando suceden y luego las olvidamos. Me han pasado algunas muy trascendentes que me permito guardar para mi intimidad”.

HdM: ¿Qué o cuales son los detonantes con los que te has encontrado a la hora de elaborar el libro “Las casualidad no existe” para al final subrayar una aseveración tan tajante? ¿Cómo surgió la idea de este libro?

“La idea inicial era – y es- que los hechos sincrónicos no acontecen por capricho. Partiendo de eso, lo causal tampoco. ¿Existe la coincidencia? Desde luego. ¿Lo serendípico? Claro, ¿lo casual? Evidentemente, pero no existe la casualidad como elemento de azar. Esa es la idea y de ahí el título”.

HdM: ¿Nuestro destino está marcado?

“Tal vez pero no del todo. Imagina que tu vida es una línea. Si nuestra vida transcurre por ella quizá sí esté marcado el destino. Eso es lo que creían los estoicos.  Pero hoy sabemos que eso no es así. Hoy tenemos un concepto cuántico que nos dice que no hay un solo camino trazado, sino muchos. Ahora, imagina una línea cuántica, es decir la misma línea anterior en decenas de dimensiones y posibilidades. Es una sola línea pero tú escoges por cual de todas sus dimensiones vas a caminar. El destino está marcado sutilmente por lo que hacemos, pensamos, decimos y obviamos y con cada acción determinamos en qué línea o carril debe transitar nuestra vida”.

HdM: El título de tu libro nos plantea muchas y variadas preguntas existenciales.¿ Podríamos plantear nuestra vida como la vida de unas marionetas …. dirigidas por algo o por alguien?

“Más que dirigidas yo diría vinculadas a un gran todo que no sabemos qué es pero del que podemos aprender, disfrutar o no y con el que podemos sintonizar o no.

Y cuidado que no hablo de mística ni de religión ni de nada esotérico. La vida normal de cada uno ya es bastante complicada como para encima meterse en esos jardines.

La existencia, tu vida, es tú aventura. Tú escoges cómo, cuándo con quién y dónde la vives, pero a veces “algo” te “ayuda” a escoger o te “obliga” a elegir. Bueno, tal vez eso forme parte del juego, eso no quiere decir que todo esté dirigido. Puedes aceptarlo como una regla más y seguir con tu existencia y disfrutar de ella y aprovechar las ventajas y desventajas que te da ese algo o no vivir, pensando que todo está predeterminado o que todo es voluntad de un ser superior, en cuyo caso, sería tanto como aceptar que somos meros zombies.

Mira hay un ejemplo que creo que es muy clarificador: Si quieres bucear disfrutando del fondo marino necesitas un traje especial, un equipo pesado y respirar y moverte de forma distinta a como lo haces cuando estás en la superficie. La ventaja: vives una experiencia distinta y te mueves en un plano no habitual. Los inconvenientes: el peso del equipo, el esfuerzo que hay que hacer, la limitación del tiempo… pero si juegas, juegas con todas las reglas y no por ello te sientes mediatizado o dirigido. Con lo casual sucede algo parecido.  Lo importante es jugar”.

HDM:¿ Cual es tu pretensión al escribir este libro?

“Dejar claro que lo casual no es lo que pensamos, sino algo más profundo. Y también, pasármelo bien. Creo que si un autor disfruta escribiendo su obra será capaz de transmitir mucho mejor sus ideas a sus lectores”.

HDM: ¿Estas satisfecho con el resultado final de tu libro? Si tuvieramos que englobarlo en un estilo literario ¿cual sería?

“Sí, estoy satisfecho, más a tenor de los resultados e interés que está suscitando desde los pocos días de salir a la venta, tanto en las redes sociales como en los actos que se organizan para su promoción. Es un ensayo”.

HdM: En tu libro escribes sobre aspectos y temas que nos afectan a cualquier ser humano ¿ Crees que este libro puede llegar a sacudir conciencias?

“Ni lo creo ni lo pretendo ¿quién soy yo para eso? Mi intención es mostrar algo que está ahí. Explicar que es un fenómeno normal del que podemos aprovecharnos, pero que también podemos ignorar.

Lo que sí quiero dejar claro -e insisto numerosas veces en ello en el libro-, es que no debemos obsesionarnos buscado por todas partes y a todas horas hechos casuales. Debemos dejar que ocurran, tomar nota y preguntarnos, sin más, si podemos extraer alguna enseñanza, o si nos sirven para algo”.

HdM: ¿Quisieras añadir algo más?

Solo agradeceros vuestro interés y recordar a los lectores que pueden saber más del libro visitando la página de Facebook

http://www.facebook.com/lacasualidadnoexiste

Share

Share

Related posts

3 thoughts on “‘La casualidad no existe’

  1. Well, aside from the Narnia books, I’m not really sure what chreidln’s books set out to ‘promote’ Christianity; offhand none that I read as a child spring to mind.Mind, my childhood reading tended towards a huge number of adventure stories with a heavy dose of myth and fantasy. There were allusions to Christian things in them, but nothing that would constitute pushing Christianity. So really, I think these are just intended as an antidote to Narnia. They’re rather less subtle than the Narnia books, too, and intended for older chreidln – think twelve to fourteen-year-olds rather than eight to twelve-year olds.But even so, the point stands, I think. It’d be more sensible for parents just to pay attention to what their chreidln are reading or watching, and to talk to them about it if they feel that’s warranted.

  2. […] artículo ya tratamos en cierta medida esta cuestión. Te invitamos a leer éstos artículos “La casualidad no existe”  y “Las cosas pasan por […]

  3. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El escritor y periodista Pedro Palau Pons acaba de publicar en Libros Cúpula  una obra con un título muy sugerente “La casualidad no existe”. Hablemos de misterio se entrevista con su autor. HdM: Lo primero que nos ha ……

Leave a Comment

10 − tres =