Historias de cuando los difuntos se comunican, por Teresa Porqueras (III)

Share

Cada vez son más las personas que confiesan haber vivido historias sorprendentes relacionadas con sus seres difuntos. Todo parece indicar que nuestra conexión con nuestros seres queridos traspasa el umbral de la muerte y continúa más allá. Sir ir muy lejos hace unos días, una persona de mi confianza me relató una historia conmovedora que os paso a relatar:

dos_muertos_y_seis_heridos_en_un_accidente_de_trafico_en_moixent_valencia_90b0b6fc3aeff35b65acdc4ab_sEl marido había muerto hacía unos días trágicamente  en un accidente automovilístico y su mujer se hallaba desconsolada ante tan terrible  pérdida, pues para ella la vida sería otra muy distinta, sola y  con 5 hijos pequeños a su cargo. Mientras me explicaba  sus emociones, me contaba que ese día en concreto se hallaba rodeada de gente que la acompañaba en su dolor. Se encontraba en casa de su suegra y  no paraba de llorar desconsolada, cuando de repente, para su asombro, justo en frente de ella, apareció una figura de cuerpo entero, con los brazos en cruz y vestido con el traje de gala. Lo reconoció al instante: ¡Era su marido!

Él mirándole a los ojos le  dijo:

-“¿Por qué  lloras, no ves que yo estoy muy bién?”…

Esas palabras y esa espléndida visión se convirtieron en un auténtico bálsamo para la mujer, una prueba de amor, y una respuesta clara que existe algo más allá de esta vida terrena. Ella me contaba que le hizo mucho bien la aparición de su esposo, que le ayudó para entender muchas cosas y así poder seguir en la vida.

Hasta hace bien poco tiempo esta bonita historia era un secreto bien  imagesguardado por años y que se atrevió a confesarme con la única condición que no mencionara su nombre y que así cumplo. Le pregunté si las otras personas que se encontraban a su alrededor vieron algo y ella me contestó rotundamente que  no. “Solo lo vi yo” me dijo.

Desde de esta hermosa visión, la mujer me comentaba que ha sentido otras cosas más sutiles, otras señales,incluso ha tenido algunos sueños reveladores…  que le hacían notar que él estaba allí y velaba por su familia.

Lindisimo! No os parece?

El tejado viejoEsta otra historia que os voy a contar ya tiene muchos años pero no me fue revelada hasta hace bien poco tiempo. Todo ocurrió durante la pasada guerra civil español, se cumplen ahora 75 años de lo acontecido.

Por aquel entonces, en plena guerra civil española, la población vivía aterrada, y andaban escondiéndose por donde podían para esquivar los bombardeos constantes. La mujer, mi confidente,  me contó que su padre había falleció trágicamente cuando una bomba cayó sobre el edificio donde él se encontraba. Ella, la hija, logró sobrevivir porque en ese momento justamente se encontraban en otro lugar, en una casa a las afueras, refugiada junto a sus hermanos y hermanas, a petición de su propio padre. Me contaba que tardaron un mes hasta poder recuperar el cuerpo de su difunto padre, atrapado entre cascotes, y junto a otros fallecidos, lo enterraron como pudieron a las afueras de la ciudad.

Durante el  tiempo que transcurrió desde que su padre murió hasta que fue encontrado y días más tarde, la mujer me explicó con miedo en los ojos, que estando ella con la familia y acompañados de otros refugiados escondidos en una buhardilla resguardados de las bombas, todas las noches escuchaban pasos, como si alguien andara por el tejado. Todos escuchaban y eran testigos  del rechinar de unos zapatos. Ella me relataba que estos intrigantes ruidos no se oyeron solo  una noche, sino que todas las noches, durante muchos días pasaba lo mismo. Cansados, con miedo, y tratando de descubrir la verdad, algunos hombres fueron hasta la parte de arriba del tejado, de  donde provenían los ruídos y pudieron constatar que era totalmente  imposible que nadie se podía encaramar o andar por esa zona. Los pasos cesaron cuando después de consultarlo con un sacerdote, se realizaron varias misas por su padre, ya que cuando se realizó el entierro, la premura y el miedo por los constantes bombardeos no lo permitieron.

Os dejo a continuación la historia de nuestra lectora Alejandra :

200336056-002“Mi mama falleció hace poco de un cancer… y ella en los ultimos dias nos contaba que su madre quien fallecio hace muchos años, venia a verla…lo curioso es que ella, la veia joven…como de 23 años ( mi madre tenia 83 años).

Otro dia, nos dijo que visualizaba un camino largo y ancho, todo iluminado, y que todas sus amigas ya fallecidas, las estaban esperando…. A todos esos sucesos tan hermosos, se suma que se fue sonriendo, como si en realidad, alguien muy querido le vino a buscar……”

Share

Share

Related posts

5 thoughts on “Historias de cuando los difuntos se comunican, por Teresa Porqueras (III)

  1. paula

    hola mi nombre es paula yo quiero contar algo que me sucede mi novio fallecio ase poco estaba triste mal pero en realidad sentia su compañia sentia que todo el tiempo estaba hay una noche en mi habitacion estaba llorando y senti como me acarisiaba los brazos y mi pelo senti que era el despues lo segui sintiendo me podia besar tocar moverme era imprecinante y llegue al punto donde pude comunicarme con el atravez de mis pensamiebto y escribiendo al pasar de los dias pues el dice que me ama y que no se va ir que el me esperara es increible e tratado de averiguar como e llegado a tener esta comunicacion con en ello amo y el tambien y dice que no se va ir yo tampoco quiero que se vaya

  2. Maria Jose

    El enterrar a los muertos o realizar cualquier rito, hace que los fallecidos, que han muerto violentamente sobre todo, sean conscientes de que ya estan muertos. No lo asimilan muchos de repente. Para vivir bien, hay que saber sobre la muerte, y no temerle. No existe. Es un paso a otra dimensión. Una transición. Y los que estan al otro lado, sin duda que vienen para acompañarnos en el viaje. Y los seres que ya se han ido, nos ayudan en los momentos duros de la vida. Yo he tenido pruebas indiscutibles.

  3. Maria José Valdelomar

    Por qué querer mantener el anonimato cuando se habla de estos temas? Los casos en los que se lleva a cabo un sepelio, o misas ou otro ritual, hacen que los fallecidos en caso de muerte violenta, se den cuenta de que han muerto. Se sienten vivos, porque la muerte realmente no existe. Para vivir bien, hay que saber sobre el morir. Tenemos muy mala cultura de la muerte.

  4. EULALIA FERREIRA

    Las tres historias son muy reveladoras, en la primera, ciertamente solo ella vio la figura de su esposo pues el menasaje era para ella. En la segunda historia, siempre escuché y leí en la Biblia la obligación que hay de enterrar dignamente a los muertos y sobre todo a los que mueren en guerra. Y nada mas confortante que ver o recibir mensajes o imágenes de quienes se han ido, son realmente afortunados.

Leave a Comment

5 × tres =