Extrañas apariciones

Extrañas apariciones
Share

Invierno del año 2010. Esta historia que os voy a contar  me pasó a mi hace un par de años. Todo empezó cuando  la madre de mi cuñada se puso muy enferma. Al principio no sabían lo que tenía hasta que le encontraron la enfermedad y a los pocos meses falleció. La verdad es que yo a  la madre no la llegué a conocer. El caso es que transcurrió como medio año, y no fue hasta que volví, en verano del 2011, a la casa de mi cuñada cuando pasó todo. Recuerdo que por aquel entonces pasamos una agradable velada con amigos. Estuvimos todos juntos en su casa y nos quedamos a dormir. Hacía mucho calor porque era julio, en  pleno verano, y a eso  de las seis de la madrugada me levanté para ir al lavabo y entonces me senté unos segundos en la cama. En la pared vi una especie de sombra blanca transparente. Me froté los ojos y la volví a mirar y estaba ahí quieta. Era muy similar a la madre de mi cuñada, pues yo la conocía por fotos. Por un momento creí que estaba en una alucinación, así que no le hice mucho caso y fui al lavabo. Cuando volví todavía persistía ahí esa figura fantasmal.  Me volví a sentar en la cama y en ese momento noté un grandísimo calor en todo mi cuerpo que me hizo sudar y desapareció esa figura. Después me sequé y me incorporé de la cama de nuevo.

Cuando me levanté por la mañana,  a eso de las diez de la mañana, en el desayuno se lo comenté a mi cuñada y ella alucinaba. Me dijo que podía ser una Entelequia así que supuestamente no le dio más importancia.

Trascurrieron unos meses hasta que volví a visitar a mi cuñada. Aquella vez  pasé cinco días en su casa para hacerle compañía ya que ella estaba muy baja de moral. Recuerdo que me pidió si podía ir al supermercado y le dije que sí. Así que fui a  comprar y cogí el carro. Iba con el carro por el supermercado cuando pasé por la pescadería del super. Había mucha cola de gente y me llamó la atención una persona entre ellas que se encontraba aparte. Tenía algo fuera de lo normal, como una especie de aura a su alrededor. Llevaba una chaqueta de lana color caqui, una falda por debajo de las rodilla (el color no me acuerdo si era azul o negro) y tenía los brazos cruzados  y llevaba  el monedero en medio. El pelo que llevaba la señora y sus gafas hicieron que me quedara unos segundos mirando. Alucinada me giré y cuando volví a girar la cabeza ya no estaba.

Me puse tan nerviosa y sudando que di dos veces la vuelta al supermercado con taquicardias y espasmos en las manos. Estaba segura que era la madre y aquello no era fruto de mi imaginación, ni era una entelequia. Fui a caja, pagué la compra y fui corriendo a la casa de mi hermano y se lo conté a mi cuñada nada más llegar. Le dije como iba vestida y arrancó a llorar. Me dijo que era curioso porque era como ella iba vestida casi siempre. Yo también lloré durante bastante rato.

¿Qué quería decirme la mujer? ¿Por qué las dos veces que la vi no me dijo nada? ¿Quería darme las gracias por como me he portado conla mujer de mi hermano? Una verdadera casuística…  ¿Por qué me eligió a mí? En los días que me quedé después  no pasó absolutamente nada de este tipo. Desde entonces siempre me acuerdo de la madre, aunque no la hubiera conocido en vida. Pero la verdad es que siempre que voy a esa casa noto como la mujer todavía persiste en ella, como si quisiera cuidar la casa y a su hija. Pienso eso.

Trascurrió un año y medio y mi cuñada me llamó porque quería celebrar la comunión de mi sobrino. Recuerdo que  me llamó una semana antes para contarme que le habían pasado algunas cosas raras fuera de lo normal, pero no me contó nada. En un principio pensé que serían  los nervios que ella llevaba con todos  los  preparativos. Pues bien, coincidiendo con esta época y a  un día antes de  la comunión fui a la floristería a recoger un tocado de flores para el pelo que pensaba  estrenar en la celebración familiar. Entré y me dio el tocado una dependienta. Entonces empecé a notar un calor tremendo desde los pies a la cabeza y un olor a flores (normal, estaba en una floristería) pero era un olor muy muy fuerte (Homogenisi) y una voz de mujer me dijo :”Dáselas a Alexia“. Entonces todo se tornó blanco a mi alrededor y  me desmayé. La dependienta me levantó  y me preguntó que si estaba bien, le dije que sí y  rápidamente me levanté. Me excusé diciendo que me mareé por el calor insoportable que hacía, pagué la corona de flores rápidamente, llamé a la amiga y se lo conté.

¿Qué querrá decirme  la madre? Yo siempre he pensado que me quiere dar las gracias por todo lo que ayudado a mi cuñada, pero quien sabe… El otro mundo es inexplicable. Y os cuento esto que es completamente verdad, y no son ni invenciones mías. Lo he vivido en mis propias carnes.

Share

Share

Related posts

One thought on “Extrañas apariciones

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Compartir Invierno del año 2010. Esta historia que os voy a contar  me pasó a mi hace un par de años. Todo empezó cuando  la madre de mi cuñada se puso muy enferma. Al principio no sabían lo que tenía hasta que le en……

Leave a Comment

cuatro × 1 =