Belchite paranormal

Belchite paranormal
Share

Belchite, la “Meca” de las psicofonías, cuna de fenomenología paranormal, lugar de peregrinación para investigadores y curiosos de lo paranormal.

Desde las míticas grabaciones de Carlos Bogdanich en Belchite cuyo resultado fueron interminables minutos de sonidos relacionados con el vuelo de aviones de hélice, el caer de bombas, metralla y disparos, hemos sido muchos quienes nos hemos acercado hasta estas ruinas con el fin de intentar recoger esos ecos del pasado que posiblemente y de alguna manera aniden entre sus ruinas.
Belchite no deja indiferente a nadie, investigador o curioso, todos sentimos, seamos o no víctimas de la sugestión.

El Investigador de lo insólito, Ángel Briongos, nos cuenta su psicofonía más especial, una voz apunta “NO RECONOZCO AL ENEMIGO” pero no es un registro más de los múltiples obtenidos en Belchite, esta psicofonía dice lo mismo que momentos después iba a contar uno de los guías de Belchite, por lo tanto no es de extrañar que denominemos a estas voces como posibles ecos del pasado.

Luís Laguardia, radiestesista e investigador del misterio nos cuenta como mediante sus varillas ha delimitado los lugares más cargados, energéticamente o emocionalmente, Las Iglesias de San Agustín y de San Martín, curiosamente puntos de encuentro y lugares predilectos para los investigadores que históricamente han realizado experiencias en Belchite, tal vez nuestra psique interior sea capaz de determinar los puntos o focos más propensos para  lo desconocido.

El antiguo guía de Belchite nos cuenta diferentes anécdotas, como durante la grabación de la película “El Barón de Munchausen”  en el cruce entre la Calle Mayor y la Calle Sagasti, en su confluencia vieron a dos personas ataviadas con trajes de época, cuando se acercan hacia ellos para advertirles de que no podían estar allí, estos desaparecen, imágenes espectrales como reviviendo momentos del pasado.

Justo en esa zona, dos hermanas, Antonia y Paulina perecieron ¿Almas reviviendo un doloroso pasado? Quizá nunca lo sepamos, pero los hechos están ahí.

Análogamente un pintor al retratar esa misma zona, pinta a dos mujeres, dos figuras, al preguntársele el por que, contesta:
“Es la sensación que me vino, lo que creí ver”

Belchite anida entre sus ruinas numerosas historias y leyendas, algunas se confunden entre el mito, la leyenda y la realidad.
La Niña del Campanario se cuenta como una historia de impregnación, al parecer una niña es asesinada durante la guerra justo en el momento en que se asoma por el campanario, sin embargo lo más probable es que se trate de una leyenda sin base real, el antiguo guía de Belchite al preguntarle acerca de este caso nos cuenta como en una ocasión y a unos experimentadores mediante ouija se les dio el nombre de María Pueyo no tardando en reflejarse dicho nombre en el tablero guija como el alma de la niña del campanario, sin embargo tal nombre pertenece a una de las tres campanas que habían en Belchite.
No en pocas ocasiones una falacia, una invención, una sugestión o una creencia infundada se acrecientan al pasar de boca a oído o mediante el Internet o las redes sociales dando por ciertos sucesos que jamás tuvieron lugar.

Luís Laguardia nos describe algunas de las experiencias acaecidas en Belchite, cambios bruscos de la temperatura sin motivo aparente, obtención de psicofonías con murmullo de niños, sensaciones de sentirse acompañado, de que alguien, de que diferentes ojos nos observan en la oscuridad.
Él mismo nos cuenta como estas ruinas parecen recobrar vida por la noche, momentos en que nuestros sentidos se acrecientan.
Nos define los lugares “más cargados” La Plaza de la Cruz, El Trujal (La fosa Común), y las dos iglesias, casualidad o no, justo en estos enclaves se encuentran fosas comunes, algunas de ellas con restos de niños, pertenecientes algunos a la guerra civil y otros enterramientos anteriores debidos a plagas que azotaron  a Belchite.

Las voces que se registran en este lugar muestran cierta inteligencia, pues contestan a cuestiones y nos llaman por nuestro nombre.

Algunas de las manifestaciones paranormales o sin explicación razonable parecen mostrar el comportamiento típico de niños, como si jugasen con los detectores de movimiento, ¿Tal vez las almas de los niños enterrados? Cualquier respuesta puede ser apresurada…

Tal vez en la noche, estas mal trechas ruinas sean recorridas “por almas en pena”

Ángel Briongos, investigador de lo insólito de reconocido prestigio nos da sus conclusiones sobre lo que sucede en Belchite, “Impregnaciones emocionales”
Una posibilidad muy a tener en cuenta y compartida por numerosos investigadores, sin embargo algo se nos escapa, pues una impregnación sería como una vivencia se repite una y otra vez como en un bucles temporal, pero ¿estas impregnaciones nos contestarían en tiempo real y haciendo alusión a nuestro presente?

El Misterio de Belchite continúa vivo….

Share

Share

Related posts

Leave a Comment

13 − 7 =