El video snuff que se hizo viral

Share
14618701799725
El macabro video, publicado anónimamente, mostraba la decapitación de un joven musulmán, Shamil Odamanov y la ejecución de otra víctima sin identificar a manos de unos neonazis rusos.

El video snuff del terror

El 13 de agosto de 2007 un vídeo de dos minutos de duración consternaba a la red social YouTube. El macabro video, publicado anónimamente, mostraba la decapitación de un joven musulmán, Shamil Odamanov y la ejecución de otra víctima sin identificar a manos de unos neonazis rusos. Desde entonces mucho se ha especulado sobre la autenticidad o no de esas perturbadoras imágenes.

Las autoridades rusas mantuvieron durante un año que el vídeo era un montaje y el video se convirtió en un fenómeno viral.

¿Cómo puede explicarse que este indescriptible vídeo estuviera coleando por la superficie de Internet durante tanto tiempo? 

El cineasta israelí de origen ruso Vladi Antonevicz obsesionado con aquel asesinato publicado en la Red allá por el 2007,  cree que las políticas de YouTube eran más tolerantes entonces hacia  ciertas imágenes crueles y escabrosas. De todos modos, pocos días después de retirar el clip, otro usuario volvió a subirlo. Fue detenido por la policía, pero declaró que el material había llegado a sus manos a través de un correo electrónico que alguien le envió.

Un video snuff que refleja una cruda realidad

79603_2
YouTube e Internet en general solamente muestran nuestra auténtica naturaleza. Son un espejo en el que se reflejan las partes más enfermas de la mente humana

Vladi Antonevicz intentando averiguar qué había de cierto en ese supuesto video snuff se infiltró durante 6 años, acompañado de su amigo y fiel aliado Shuravi, en las auténticas cloacas de la escena neonazi que atemorizó Rusia pocos meses después de la desaparición de Shamil.

A Antonevicz le interesaba llegar mucho más allá en su investigación a partir de las contradicciones que albergaba la propia trayectoria del clip y la gestión de este asunto por parte de las autoridades rusas.

“YouTube e Internet en general solamente muestran nuestra auténtica naturaleza. Son un espejo en el que se reflejan las partes más enfermas de la mente humana. No quiero ni imaginarme lo que tiene que ocurrir en la llamada deep web, donde la gente postea con un anonimato total y sin restricciones…”, dice el director. “Los neonazis  son meros peones”.

La compleja trama de rastreo a partir del clip que Antonevicz entreteje en Credit For Murder acaba adentrándose por los siniestros rincones del poder institucional ruso: “Los neonazis son simples peones en este ajedrez. Para ver quién es el que realmente mueve las piezas hay que mirar un poco más arriba. Y no todo el mundo se atreve a hacerlo. Especialmente en Rusia…”.

Un contra-documental para alertar de los peligros

Mañana se estrena en España  Credit For Murder (2015) como parte de la sección oficial de largometrajes a competición de DocumentaMadrid 2016. Se trata de la personal visión de Vladi Antonevicz intentando desgranar que hay en esta realidad que muchos niegan.

Trailer del film:

Credit For Murder podrá disfrutarse el próximo miércoles 4 de Mayo a las 20:00 en la Cineteca de Matadero de Madrid. Esta proyección contará con un coloquio posterior entre el director y el público asistente. El siguiente pase se ofrece el jueves 5 de Mayo a las 18:00.

Un fenómeno que se vuelve viral en la red

Mientras el video circulaba por internet decenas de  adolescentes empezaron a grabar sus reacciones al ver, por primera vez, The Russian Neonazi Beheading Video. El miedo, el terror, el deseo de que aquello no fuera real dibujaban las caras de los jóvenes internautas. Escenas que quedan retratadas en algunos de los videos que acompañamos a continuación.

Share

Share

Related posts

Leave a Comment

siete − cinco =