Litha, La Noche de los Sortilegios o La noche de San Juan, por Lala y Beatriz Ferreira

Litha, La Noche de los Sortilegios o La noche de San Juan, por Lala y Beatriz Ferreira
Share

A pocos días de la mágica noche de San Juan, no hay nada mejor que prepararse y para ello es importante saber cual es la significación de esa noche para así vivirla con intensidad. Nuestros colaboradores de “Circulo del miedo” nos proponen la realización de  diversos rituales. Suerte amigos!

Litha, La Noche de los Sortilegios
(San Juan 24 de Junio)
Los solsticios y los equinoccios son momentos destacados en la Tierra, “El Solsticio de Verano”, es el día en que el Sol brilla durante más tiempo en el cielo, por lo que en la antigüedad se desarrollaron rituales para saludar al Astro Rey en su día de máximo poder y atrapar la energía y la magia que les era ofrecida por los elementos, se le rendía culto al fuego y se adoraba al agua.
En sus remotos principios, el día 24 de Junio se celebraba la noche con ritos de acción de gracias a esa tierra que proporcionaba una nueva cosecha cada año, pero también era un homenaje al Sol, que renacía con toda su fuerza tras el largo periodo invernal, propiciando así la siembra, la germinación y la cosecha del 21 a 24 llamado Litha.  Por sus prácticas paganas fue luego cristianizada como Noche de San Juan, pero la iglesia no pudo abolirla de un todo, ya que hoy día siguen perdurando esos ritos y costumbres a través de los siglos.

22La Fiesta de San Juan Bautista presenta tres rasgos principales:  las hogueras, las procesiones de antorchas y la rueda encendida.  El ritual se realiza a orillas un rio, playa, o laguna, se recoge el agua viva en un recipiente entre la puesta de sol del 23 de Junio y el amanecer del 24 de Junio, ya que en la víspera se preparan muchos de los rituales mágicos, antes que el sol haya desaparecido en el horizonte, pero sin oscurecer completamente se hace una fogata consagrada a la “Fiesta del Fuego”, bendecida por un sacerdote, la cual debe permanecer encendida hasta que se apague por sí sola.
La historia sagrada nos cuenta el origen de San Juan el Bautista, su nacimiento estuvo dotado de un carácter milagroso, pues su madre era una mujer estéril y anciana, el Ángel Gabriel anunció a su esposo que se daría el prodigio, sin embargo Zacarías dudó que se gestara en una matriz tan vieja, fue así como la Santísima Virgen María fue a visitar a su prima Santa Isabel cuando ésta se hallaba en el sexto mes de embarazo y el niño se movió en el vientre de su madre.  Zacarías había perdido el habla por no creer, solo la recuperó para alabar a Dios el día en que vio nacer a su hijo, por lo que lleno de júbilo hacia el Señor, hizo hogueras para anunciar a todos los parientes y amigos la buena nueva, cuya fecha de nacimiento estaba cargada de magia, asociada a la fecundación, el amor, la abundancia y la vida, es así como la iglesia fija su nacimiento el 24 de Junio, por tanto lo convierte en un día mágico, donde todo puede ser posible, ya que es el santo conocido como el que todo lo tiene y todo lo da, se le pide por salud, abundancia.

Los celtas celebraban la festividad de Litha, encendiendo enormes hogueras conduciendo entre ellas al ganado para exorcizar a los malos espíritus, al anochecer bailaban alrededor del fuego sagrado y el terminar las ceremonias rituales, arrojaban hierbas para quemar simbólicamente todos los malos augurios y las influencias negativas, también visitaban los pozos y fuentes sagradas, dándoles la vuelta danzando en el mismo sentido recorrido por el sol.  Los elementos profanos que se mezclan con la festividad se debe a que los cristianos siempre buscaron la manera de sustituir las tradiciones paganas, prácticas asociadas con el agua y el fuego, además de los rituales adivinatorios que se hacían en la celebración de Litha.
Cualquier cosa es posible en esa noche, la tradición y la magia se entremezclan en una serie de ritos ancestrales en los que se realizan innumerables sortilegios, toda suerte de hechizos y encantamientos, y las brujas, recogían poderosas plantas; verbena, laurel, ruda, romero y artemisa a la cual se le atribuyen virtudes mágicas, por lo que llevaban esa noche guirnaldas y cinturones hechos con esa planta.
11Se dice que la noche de San Juan está cargada de una atmósfera con un halo sobrenatural que impregna todo lo que vive, es propicia para la recolección del rocío o “Lluvia Santa o de San Juan”, la cual cura las enfermedades de sortilegio, las plantas adquieren el doble de sus propiedades mágicas multiplicando sus virtudes curativas, y las venenosas pierden sus propiedades dañinas.  Cuenta la leyenda que los helechos florean al dar las doce campanadas y el diablo viene a recoger sus negras semillas, es el momento de atraparlo y que revele donde se oculta un tesoro.  Todos los seres pueden traspasar los umbrales por lo que se sienten escalofríos y se pueden ver los seres del más allá, pues siendo el día más largo tiene el poder para destruir las tinieblas, por lo que justo a la salida del astro rey, se elevaban oraciones de poder.
Oración a San Juan Bautista:  ¡Glorioso San Juan Bautista, voz del Verbo eterno, más hijo de la gracia que de la naturaleza, precursor de Jesucristo; concédeme el favor que te pido… Si fuere conveniente para mi salvación; y si no, una perfecta resignación, con abundante gracia, que haciéndome amigo de Dios, me dé la gloria eterna.  Oh Dios, que hiciste memorable este día por el nacimiento de San Juan, concédeme la gracia de los goces espirituales, y guía las almas de todos los fieles por el camino de la salvación eterna.  Por nuestro Señor Jesucristo.  Amén!.

Rituales y sortilegio
33Por tradición siempre nos preparábamos para celebrar el mágico día de San Juan transmitiendo a nuestros amigos los juegos que nuestra difunta madre nos había enseñado hacer en la víspera de esta misteriosa noche, cuyas costumbres de antaño fueron heredadas de sus ancestros perpetuando así la tradición.  Solía decir que normalmente era un día lluvioso y que según la leyenda agua que caía directamente del cielo se transformaba en agua bendita por lo que se recogía en un recipiente de vidrio o barro.

Uno de los tantos juegos era tomar tres papas, semillas o granos; al primero dejarlo completo, al segundo quitarle toda la piel y al tercero hacerle una marca solo por un lado, luego debían ser colocadas debajo de nuestra almohada o de la cama, y a la mañana siguiente sin ver, sacar una semilla para determina nuestra 1vprosperidad durante el año; la completa significaba abundancia, la mitad, eran días prósperos y difíciles alternativamente, y la sin piel era que no íbamos a tener dinero durante todo el año, y por consiguiente mala suerte.
Solía tomar una cadena bendecida de oro con un crucifijo y tomaba tu mano derecha con la palma extendida hacia arriba y colocaba la cadena, luego la levantaba poco a poco con sumo cuidado y la hacía pasar tres veces entre el dedo índice y pulgar, al terminar de ejecutar estos movimientos la suspendía nuevamente sobre la palma y si giraba en círculo indicaba que el primer hijo sería hembra, si se movía vertical o perpendicularmente sería un varón, al no moverse era indicativo de que no tendrías hijos, el juego termina cuando la cadena no se movía más.  Nos relató en una oportunidad que siendo muy joven le hicieron este juego y que en el sexto intento le ocurrió algo muy extraño, pues la cadena suspendida una vez que había girado, se detuvo en seco y luego comenzó a girar de nuevo en el sentido contrario a las agujas del reloj, le dijeron que eran indicativo de que tendría gemelos.  Aquello le causó mucha gracia porque el juego ya llevaba cinco niños por lo que sería una familia numerosa.

2vOtra cosa que nos enseñó fue el juego de las agujas, que preferentemente se hacía al anochecer, y en el que nos divertíamos muchos, consistía hacer flotar unas agujas en un plato hondo con agua, cada aguja representaba una persona, ya sean enamorados o amigos, si se separaban la amistad se iba a romper, pero si se unían permanecerían siempre juntos, ya que si las agujas se atraen hasta unirse posiblemente habría boda, pero si se repelen, la relación no sería duradera.

Otra mancia era derretir una vela blanca mientras se recitaba en voz alta un Padre Nuestro y un Credo, y al echar la cera derretida sobre un cuenco lleno de agua preparada con siete gotas de agua bendita se decía:  “San Juan, San Juan revélame mi destino”, al solidificarse por el cambio de temperatura se formaban figuras que permitían predecir el porvenir, descifrando todo lo que se había dibujado en la capa de cera; podían ser escrituras, dibujos de rosas, flores, números, animales, peces, ondas del mar, o formarse cosas más grandes como casas, cuevas, barcos y demás.  Mamá nos relató una noche de San Juan a ella le salió la punta de un barco, indicativo de un futuro viaje, fue cuando emigró para Venezuela.

3vPero el más divertido era el juego de huevo realizado en la víspera del 23 de Junio, consistía en colocar agua corriente en un vaso de vidrio transparente sin ningún tipo de adorno para no obstaculizar el oráculo, o la visión del mismo, al que se le añadían siete gotas de agua bendita para consagrarla, luego de persignarte con el huevo al mismo tiempo que se recitaba el Credo se partía la cascara y se echaba dentro del vaso mientras flotaba la clara recitando:  “San Juan, San Juan, revélame mi futuro”.  En la mañana, al nacer el sol, se coloca el vaso a trasluz para intentar descifrar las imágenes que se han formado, para ver la suerte interpretando las formas, nos señalaba que el velo que forma la clara puede revelar un próximo enlace, primera comunión y demás, incluso hasta la mismísima muerte formando cruz o corona funeraria.

No obstante el más tenebroso de todos era el balde con agua de lluvia recogida en la víspera de San Juan que se consagraba automáticamente, en el que debías asomarte y si no se reflejaba tu imagen es que morirías ese año.  Mamá nos contaba que allá Campanario su pueblo natal, se hacía en pozos naturales, donde al despuntar el alba las personas salían de sus casas para asomarse a los pozos llenos de rocío, ¡y ay del que no se reflejara!, su vaticinio era ineludible, por lo que muchos trataba de evitar mirarse en los espejos de agua ese místico día, eso solo lo hacían los más atrevidos y mi mamá era una de ellos.
Toda esta magia ancestral la hacían con mucho misticismo sin ni siquiera conocer el nombre de las mancias, recuerdo bien que después de una encantadora cena, encendía varias velas para contar misteriosos cuentos a la espera de saltar sobre la hoguera vigilando las formas extrañas que formaba el fuego al bailar con el viento.
Hay muchas otras cosas que se acostumbra en este día mágico como:
Tomar un baño y pasear descalzo sobre el rocío, pues asegura salud todo el año.
Adornar con ramas de pino y fresno las puertas y ventanas para proteger la casa de los rayos.
Hacer fogatas, llevar a los cultivos manojos de hierbas encendidas para ahuyenta las plagas.
Saltar sobre los fuegos evita las dolencias.
Plantar el árbol de San Juan.
Coronarse con plantas.
Para cabellera sana y fuerte cortarse el cabello el 24 de Junio, igualmente las uñas.
Llenar un recipiente con agua de rosas, se deja toda la noche para que le caiga la escarcha, antes de salir el sol, se recoge y se lava con ella el rostro.
Recoger hojas de laurel en las que se escriben los deseos que queremos que se cumplan para todo el año, siempre en número impar y llegando las doce se queman en un recipiente de barro, caldero o fogata.

Share

Share

Related posts

2 thoughts on “Litha, La Noche de los Sortilegios o La noche de San Juan, por Lala y Beatriz Ferreira

  1. Fran Recio

    Noche mágica y dimensional!!!

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Compartir A pocos días de la mágica noche de San Juan, no hay nada mejor que prepararse y para ello es importante saber cual es la significación de esa noche para así vivirla con intensidad. Nuestros colaboradores de “C……

Leave a Comment

catorce + veinte =