La necrofília a debate, por Teresa Porqueras

La necrofília a debate, por Teresa Porqueras
Share

Salta la alarma: Un caso de necrofilia

En esta sociedad que nos ha tocado vivir parece que ya nada nos puede escandalizar sin embargo recientemente ha saltado a la opinión publica el caso de una mujer de 37 años que en Suecia ha sido detenida por practicar “necrofilia” o, lo es lo mismo, mantener practicas sexuales con seres difuntos. En este caso concreto, la acusada utilizaba calaveras y esqueletos completos.  Y es que  el bizarro caso no ha hecho sino destapar un caso que socialmente es inaceptable y que deja al descubierto las secretas perversiones humanas.

En el reciente caso, la joven fue detenida después de que saltaran las alarmas en internet, cuando al pie de una foto reivindicó su derecho a mantener relaciones carnales inusuales y se expreso diciendo: “tener derecho a vivir y compartir cama con un esqueleto”. Sin embargo cuando la mujer fue detenida negó las acusaciones y se defendió alegando que los diferentes huesos y esqueletos estaban en su casa porque simplemente perseguía un fin arqueológico. No obstante al registrar la vivienda la policia encontró pruebas incriminatorias ya que la acusada guardaba CD’s con títulos tan sugerentes como : “Mi necrofilia” y “Mi primera experiencia”.

Diferentes tipos de Necrofilia

Medicamente hablando según se explica en entorno médico  existirían varios tipos de necrofilia en función de las circunstancias en las que este acto se produce:”la necrofilia es “ocasional” cuando alguien con tendencias necrofilas coincide con un cadáver que le atrae y hace lo que puede con él por las vía natural o anal”. Dentro de este tipo existirían varias variantes. Así existirían parafilias que buscarían mantener relaciones sexuales con cadáveres en avanzado estado de putrefacción, con cadáveres de niños o  con cadáveres de animales.

“Necrofília “SADICA” es cuando primero mata a la víctima para copular post-mortem con el cadáver. Si la víctima primero es asesinada y posteriormente violada, el acto en sí constituye un sadismo extremo, siendo el objeto sexual un fetiche. Si el cadáver es violado directamente eso implica que la patología es un trastorno profundo de la personalidad y frecuentemente de la percepción del mundo de parte del agresor, en quien es común que se aloje una psicosis o algún otro tipo de trastorno mental grave. Dentro de este tipo se englobrían los crímenes rituales de sectas y grupos satánicos y los actos cometidos por psicópatas  asesinos.

Necrofília o Transtorno de identidad

La Necrofilia es una práctica ancestral que ha convivido desde siempre con el hombre, incluso su práctica forma parte de la mitología ( en el antiguo Egipto se cuenta que Isis copula con el cadáver de Osiris y de este modo puede dar a luz a Horus). Y como tal ha llegado a nuestros días, no por ello ausente de polémica, rechazo social y moral.

¿Qué pasa por la mente de un necrófilo? ¿Qué es lo que se esconde detrás de este oscuro deseo?

Aunque la práctica médica no se pone de acuerdo en el porque de la necrofilia, todo parece apuntar que su práctica escondería un serio transtorno emotivo-afectivo relacionado con problemas emocionales y de personalidad. Los sujetos necrofílicos podrían padecer una patología de la identificación de la imagen de la pareja sexual, que a menudo se acompañaría de otros trastornos del comportamiento. Así no es extraño detectar en estos individuos otras rarezas o costumbres psicóticas y no es casual, por tanto, que grandes asesinos de la historia se hayan destacado por ser consagrados necrófilos ya sea  manteniendo relaciones sexuales con sus víctimas asesinadas o alternando los crímenes con visitas furtivas al cementerio para culminar sus deseos más reprimidos.

Autores como Coleman señalan que la necrofilia se explicaría como el deseo de dominar o poseer a alguien, aunque éste sea un cadáver. Idea que encajaría a la perfección con el caso sueco donde la joven declaró que deseaba a un hombre ya estuviera vivo o muerto.

Por lo que se sabe, quienes practican necrofília se ven arrastrados a practicarla siguiendo un instinto casi enfermizo que no cesa hasta que ven realizado su deseo. Muchos de los que han sido acusados de mantener relaciones sexuales con difuntos  y para poder realizar sus prácticas en total libertad y anonimato, eligen profesiones relacionadas con el manejo de cadáveres. Existe en estos individuos una devoción y atracción innata con todo lo relacionado con la muerte. Por ello se han dado casos probados de necrofília entre el colectivo de médicos forenses, los trabajadores de funerarias y los trabajadores de cementerios.

Egipto a favor de la necrofilia

Y aunque socialmente la necrofilia está mal vista en la mayoría de países y además su práctica está penada con prisión, llama la atención la actitud permisiva del gobierno egipcio que está estudiando legalizar su práctica. En este sentido se autorizaría al marido a mantener relaciones sexuales con el cadáver de su mujer fallecida. La ley egipcia consideraría este acto como legítimo, considerando que esta práctica representa un “coito de despedida” y, según una interpretación del Corán, se otorgaría a los maridos egipcios hasta seis horas para llevarlo a cabo.

Dicha propuesta de ley contrasta con el pensamiento occidental que tacha de inadmisible e inmoral esta práctica. Concretamente en El Código Penal Español en el articulo 526 se establece que:

“El que, faltando al respeto debido a la memoria de los muertos, violare los sepulcros o sepulturas, profanare un cadáver o sus cenizas o, con ánimo de ultraje, destruyere, alterare o dañare las urnas funerarias, panteones, lápidas o nichos será castigado con la pena de prisión de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses.”

 fuente: diariodeleon y entorno medico

Share

Share

Related posts

2 thoughts on “La necrofília a debate, por Teresa Porqueras

  1. EULALIA FERREIRA

    Nunca dejamos de sorprendernos con la cantidad de cosas que puede hacer el ser humano, además del problema sicológico que tiene el individuo, pienso que fuerzas oscuras se mueven alrededor de un necrófilo, ya que la practica no solo es obsena si no aterradora, y solo influencias malignas pueden justificar un hecho como este, quizas nadie lo crea, pero el mal existe y poco a poco se adueña del mundo de una manera tan sutil que ya nadie cree ni piensa en estas cosas, y van tomando forma, y las vamos haciendo normales y cotidianas.

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Compartir Salta la alarma: Un caso de necrofilia En esta sociedad que nos ha tocado vivir parece que ya nada nos puede escandalizar sin embargo recientemente ha saltado a la opinión publica el caso de una mujer de 37 años q……

Leave a Comment

diecinueve + tres =