Los posos del café

Share

1608727_198262540381259_825591663_nNo son pocos los investigadores o supuestos investigadores quienes niegan cuanto se aparte de un supuesto cientifismo dentro de lo paranormal, pero eso sí, un cientifismo carente de una metodología específica capaz de dar respuesta a toda una serie de fenómenos anómalos o de alta extrañeza, pero el verdadero buscador de respuestas, el verdadero investigador se asomará a la puerta de cualquier posibilidad y no negará una simplemente por que no le guste o por que la desconozca, lo que hoy nos parece descabellado, les parecería igual a quienes habitaron durante la edad Media si les hablásemos de electricidad o de la posibilidad de viajar a la luna.
Pero cuando de lo que se trata es de la posibilidad de predecir el futuro, a estos “negadores” les saltan chispas de los ojos, negando y ridiculizando tal posibilidad y a quienes practican las mancias relacionadas, ahora bien cuando lo que desean estos pseudo-investigadores es publicar su salida de fin de semana alardeando de una gran investigación, se deciden por publicar en las revistas especializadas pero esponsoreadas por personas vinculadas al Tarot, la adivinación, las magias y otras tantas disciplinas relacionadas con el esoterismo, entonces “ellos” miran para otro lado, por que de lo que se trata es de cobrar los 400 o acercados euros que se suelen pagar de media por una publicación.

La precognición o la videncia son facultades que ya pocos niegan y están perfectamente tipificadas en los manuales serios de parapsicología.

Gobiernos de muchos países han gastado importantes sumas de dinero de los contribuyentes en la aplicación y estudio de las facultades de la mente, así mismo publicaciones de corte científica abordan tales facultades y experiencias relacionadas se han llevado a cabo en anexos de universidades y a día de hoy son estudiadas por personas de ciencia.

Sin embargo aún estamos lejos de saber los mecanismos que en determinados momentos  propician el que nuestra mente tenga la facultad de la videncia o de la precognición, el cerebro a día de hoy continua siendo “El gran desconocido”, lo que está claro es que se trata de una facultad momentánea y no se tiene durante las 24 horas del día o durante las 8 horas de una consulta de un vidente, es precisamente por esto que estas personas recurren a sistemas de apoyo que propicien el estado semi modificado de conciencia que desencadene la facultad deseada, en realidad para tener videncia no sería necesario ningún soporte, es decir ni láminas de Tarot, ni bola de cristal, Hect. Pero se hace necesario de un estímulo exterior para provocar dicha facultad, así pues para fomentar la precognición o la adivinación, soportes tales como los expuestos anteriormente podrían ser válidos, soportes clásicos como el Tarot, los posos del café, las runas  tienen la función de distraer la mente consciente para liberar el inconsciente el cual posee unas facultades mermadas por nuestro sistema de vida y por el poco uso.

Hoy me acerco a la adivinación mediante los posos del café, una mancia que creo a día de hoy en desuso, las modernas cafeteras apenas si dejan posos y el micro filtrado es prácticamente perfecto. Para realizar tal experiencia acudimos a una clásica cafetera de las de antes, con un menor filtrado e incluso después de servir el café es útil añadir más posos removiéndolos para que queden mezclados con el café.
Realizar tal experiencia ha venido de la ley desconocida que llamamos casualidad y seguimos las indicaciones de María Blagovestova, lo cierto es que de un tiempo a esta parte cuento con la posibilidad de experimentar en primera persona, terapias y disciplinas que me ayudan en el eterno camino del conocimiento, del aprender, pero involucrándome, no dedicándome a ser un mero espectador.

Después de haber servido el café y de haber mezclado bien el líquido negro, se toma, excelente café, por cierto… cuando queda poco se vuelve a remover y cuando apenas queda ya y se ven los posos se posa la taza boca abajo en el plato y se espera que los posos se deslicen quedando en una posición caprichosa. En este momento se vuelve la taza a la posición normal y la sensitiva o vidente se encarga de interpretar la posición de los posos.
Todo aquello que María me predijo será motivo de un próximo artículo en donde analizaré los aciertos y errores de videntes basados en mis experiencias propias. Ciertamente me sorprende la cantidad de concordancias entre las supuestas predicciones de María y las realizadas momentos antes por la conocida Marta Fortuna, mediante el sistema clásico del Tarot y sin que María estuviese presente en ningún momento. ¿Casualidad?… el tiempo lo dirá…

Algo para mí importante a la hora de decantarse por uno u otro vidente y aparte de informarse de la reputación del profesional, es siempre la conexión que nosotros realizamos con quien nos leerá nuestro futuro, nuestra intuición es un don que nunca hemos de despreciar.
Mi conexión con determinadas personas, como Marta Fortuna o maría son del todo totales.

“La mente y sus posibilidades, un gran enigma”

Share

Share

Related posts

One thought on “Los posos del café

  1. Eulalia Ferreira

    Excelente y ancestral mancia, para mí, muy dificil…

Leave a Comment

dieciseis + 6 =